viernes, septiembre 29, 2006

Marionetas de cristal

Camino entre multitudes aislado del mundo. De sus sonrisas y de sus preocupaciones ajeno. Me cruzo con cada uno de ellos, cada uno con una vida y una historia que contar. Rodeado de gente la ciudad ciega mis sentidos. Me los despierta, me los pellizca entre humos y luces de neón.

Prisas y empujones en cada escalón, en cada cruce de miradas. Algunos no se acuerdan donde dejaron su educación, quizás junto recuerdos de una vida tranquila.Y giro mi cabeza hacia atrás y veo como el gris del cemento les pinta sus corazones vacíos.

Las estatuas contemplan la escena, intentando comprender una estampa de un tiempo ajeno al suyo. La vida gira mas y mas, en este torbellino de cemento. No consigo comprender el por qué de estos giros sin sentido, hacia dondé? en busca de una felicidad irreal? No quiero ser una marioneta de cristal en manos de un futuro desconcertante.
Pero la ciudad me arrastra con ella al carrusel de las vidas vacías. Me quiero bajar para degustar al menos el sabor de un amanecer de luz y un día de paz.

Sentado en un pequeño parque,camuflado entre mis pensamientos, veo pasar la vida de la gente y me pregunto si ,en estas ciudades de colores opacos, ellos podrán mirarse al espejo y decir que han vivido... o al menos si se han sentido libres.

1 Comments:

Blogger Mara said...

Un perfecto reflejo de la vida que nos rodea, automatas que trabajan, comen duermen y que ahsta con los entimientos nso dejasmo atrapar por este remolino de grises y apatía
Muak precioso

12:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home