domingo, mayo 27, 2007

Donde palpitan las estrellas

En ocasiones abandono las viejas aceras de mi ciudad para perderme en la tranquilidad de los tejados y en su refugio de antenas y cenizas, y es que adoro las vistas desde las azoteas más lejanas. Tal vez sea una manía o tal vez sea por vocación, pero siempre alzo la mirada hasta la cima de los edificios, donde nadie se percata, donde las gotas de lluvia mueren antes.

Me gusta perderme en la noche y contemplar este cielo de hollín desde la mas absoluta soledad o junto la compañía de algun precioso gato noctámbulo, sí, esos gatos que no hacen ruido, que tienen ojos de misterio , los que hablan contigo solamente con una mirada. Junto a ellos me siento y miro hacia arriba intentándo comprender el por qué del brillo de las estrellas, el por qué de su parpadeo melancólico y la principal razón de su nocturnidad sumamente manifiesta.

Lamentablemente descubrí que ya no hay estrellas en mi ciudad, todas se apagaron ante la luz agresiva de los edificios y se fueron con su brillo a otra lugar, a otro cielo que aprecie su fulgor efímero. Es en los pueblos donde parece como si sus luces fuesen más brillante a medida que la noche se pinta de negro, y en verano incluso son capaces de hacer frente a la envidia de la Luna. Es en esos pequeños momentos y lugares donde me pregunto si cada punto de intensidad llevará a otro lugar, a otro destino diferente a este, un lugar donde tambiém haya azoteas con ropa tendida, con antenas o con gatos de ojos grises... Así le gasto las horas a las noches que no me dejan dormir, uniéndo las estrellas entre sí como aquellos pasatiempos que consitian en unir puntos para formar objetos a primera vista invisibles.

Con la luz del día apagarán sus linternas de fuego para esperar hasta la próxima noche, donde algun loco intente rozarlas con la punta de los dedos o escriba poesias en su nombre. Por ello les recomiendo que al menos una noche apaguen la luz, suban a alguna azotea y alcen su mirada allí, donde palpitan las estrellas.

3 Comments:

Blogger tu duendecilla del bosque said...

Alguien me dijo una vez que hay una estrella para cada uno de nosotros... unica e irrepetible... quizás por eso yo todavía no he podido dejar de observar ese palpitar de las estrellas intentando encontrar la mia... sigue mirando en el silencio de la noche... la tuya también está ahí esperándote...

Un beso

2:38 a. m.  
Blogger Mara said...

Tristemente cada vez podemos deleitarnos menos con la visión de estrellas nocturnas, nuestea "civilizada" evolución las ha sustituido por neones.Por fortuna por aquí siguen quedando muchos pedazitos de cielo limpio para disfrutar y de las de carne y hueso siempre es buen momento para buscar
Un besito

1:39 p. m.  
Blogger Aleasis said...

espero escuchar palabras al menos la mitad de bonitas que estas directamente desde tu boca :P precioso amor , una vez mas ^^ .)

11:09 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home