domingo, mayo 20, 2007

Aprendiz de soñador

Enciende la luz viejo amigo y mirate en el espejo del alma. Descubrete ante la mirada de la razón y asimila tu prisión de hielo. Aprendiste a escribir canciones en silencio, para que otros pusiesen su voz, pintastes el autorretrato de la soledad y firmastes en su nombre. ¿No ves la senda que nos lleva a acabar en la orilla del eterno mar? Y aunque tu corazón sea puro, es frágil en cada anochecer, y como una vela en el viento, su luz se apagará.

Mirate bien, aprendiz de soñador. Observa que regalaste primaveras en cada segundo y al final aprendistes a dormir en el invierno de tu habitación, que curas las penas mientras las tuyas envenenan tus sueños. Acepta que lo tuvistes todo cuando no tenías nada. Que eres feliz dibujando sonrisas en los demás, pero que tu mano tiembla a la hora de dibujar la tuya.

Las dudas son tus nubes en el cielo, tu luz intermitente en días de osuridad y tormenta. ¿Qué camino seguir? ¿Qué paso dar? Elegir nunca se te dió bien, pero la vida es así mi querido compañero. Y estos barrotes te aferran a una realidad que se rie de tí, que juega con sus dados de dos caras para venderte al mejor postor.

Pero te concederé una noche más, un nuevo instante para que lo alargues toda una eternidad, para que le des forma, para que sueñes con el, una oportunidad que lleve un nombre, una mirada y el sabor de unos labios. No te diré cuando será, ni que día vendrá a ti, pero aprovechala. Conseguirás tejer tu destino en cada nuevo paso hacia delante y, confía en el camino que te lleve mas allá de donde no logran llegar los sueños.

2 Comments:

Blogger Mara said...

Carpe diem, cada minuto como si fues el último
Un besazo

6:23 p. m.  
Blogger tu duendecilla del bosque said...

Cuanto más te leo más me reflejo en tu espejo... me encanta leerte...

Otro beso

2:50 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home