viernes, abril 06, 2007

Viaje a ninguna parte

Odio las estaciones de tren. Son el punto final a muchas historias que empiezan y acaban ahí. Despedidas y encuentros que eligen un escenario rodeado de vagones vacíos y maletas llenas. Hoy me dispongo a viajar, es mi viaje a ninguna parte, intentando buscar mi destino antes que él mismo me encuentre a mi.

Demasiados vagones dejé escapar mirando como se perdían a lo lejos, demasiados días sin sentido y excesivas noches lejos de ti. Hoy viajo, en un vagón sin memoria, sin sentimientos, frío como el hielo y oscuro como la noche. Viajo sin rumbo, donde los railes me lleven, recorrer mundo buscando una respuesta a demasiadas preguntas.

Pasan las estaciones, como horas, aferrándose a mi viaje, arañándome el corazón, chirriando como acero oxidado, y la noche cae. Su manto cae despacio, lúgubre entre las sombras de bosques antiguos que esconden secretos y leyendas lejanas. Árboles inertes que saludan al viejo vagón, día a día, a solas, bajo la lluvia del invierno y las envidias de la primavera.

Antes repaso mis sentimientos uno a uno, los enumero y los anoto, les doy la forma de tus besos y el color de tus labios. Mientras, túneles de piedra nos engullen, sin luz, sin esperanza, hasta que un leve punto brillante asoma a lo lejos, la misma luz de tus ojos. Y el tunel se muere entre los brillos del día, nos expulsa y nos deja a merced de una fina lluvia que acaricia los cristales. Ahora el horizonte parece mas cercano, allá a lo lejos del mar, donde el Sol nace y muere, allá marcho en busca de la felicidad, del silencio de unos besos.

Este es mi viaje, con destino a ninguna parte, que tantas veces me lleva a tu lado y que tantas veces me aleja de ti. Fin del trayecto.

3 Comments:

Blogger Gacela said...

También se puede ver al revés... como que las estaciones de tren (en mi caso fueron los aeropuertos) son puntos de encuentro.

De todas formas, cada vez me convenzo más de que las distancias son relativas y que no se miden en kilómetros... no físicos, al menos.

6:50 p. m.  
Blogger Raquel said...

Odio las estaciones de tren... Ya me extrañaba que esa fuera la frase-resumen.

Las historias de los trenes son preciosas. Y de sus estaciones. ¿Has visto Breve encuentro? Nunca podré visitar una estación sin pensar en ella.

Un abrazo!

10:26 p. m.  
Blogger Frozenhell said...

Gacela:
Una persona muy importante para mi me dijo una vez que las distancias mas largas, las que son insalvables son las que separan dos corazones, las demás son solo kilometros.

Raquel:
No, aun no vi esta pelicula.Gracias por la recomendación, pienso verla en cuanto pueda, seguro que viniendo de ti es un gran film. Breve encuentro, un titulo muy acertado seguramente.

10:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home